Long Night is Coming

Noche del 24 de la Primera luna de 299

El grupo se encierra en aquella habitación de techo cóncavo para que no les de alcance su perseguidor. No tardan demasiado en darse cuenta de lo delicado de su situación, las únicas salidas del lugar parecen ser la puerta que acaban de trabar y un extraño agujero en el fondo de la habitación sellado con un grueso cristal. Mientras esperan su inminente muerte (Cinder estaba del otro lado de la puerta, intentando abrir con una loca magia de hielo..) deciden probar suerte con un supuesto ritual para hacer nacer dragones que se encuentra pintado con bizarras figuras en el techo de la bóveda, porque ¿por qué no?.

Y si, los tres pequeños cofres sobre el esqueleto en el centro de la habitación contenían tres huevos de dragón.

Así, Kyrios decide donar sangre sentándose en el trono metálico a un costado de la habitación (que luego, al activarse, parece un artefacto sacado de la peli Saw), mientras Garret se inmola con los huevos de dragón y Lucyan mira. Lucyan mira un rato más como uno de sus compañeros muere lentamente desangrado y el otro se prede fuego vivo, mientras no nace ningún dragón. Ahí nomas (y con la ayuda de algunas visiones) Lucyan se da cuenta que en algo le estaban pifiando al ritual, y se tira el también a las llamas. Lucyan muere una rápida, aunque agónica, muerte en las llamas.

Cinder ya estaba por entrar en la habitación para terminar el trabajo, pero allí no termina el viaje para el grupo: de las llamas emerge nueva vida. De uno de los huevos de dragón sale un tiny dragón color blanco azulado y, antes de dejar completamente su chamuscado cuerpo, Lucyan consigue pasar su conciencia al cuerpecito del alado reptil. Ahora Lucyan es un dragón?!?! Nah, no dura mucho, apenas Cinder cruza la puerta, agarra y parte a la mitad al bicho, antes de que pueda aprender a respirar llamas. La “conciencia” de Lucyan tiene que viajar nuevamente.

Mientras Cinder estaba ocupado realizando un extraño ritual sobre uno de los huevos de dragón (empleando para ello la negra sangre del dragón recién nacido/muerto), de las llamas emerge Garret con los cabellos y pestañas consumidas por el fuego, pero sin ninguna otra aparente consecuencia sobre su cuerpo. Al parecer R’hllor consideraba que su seguidor tenía todavía un papel que cumplir. Eso o es un efecto mágico inexplicable. O ambos.

View
Días 21 a 24 de la Primera luna de 299 (continuación)

Coastal_Temle_by_Prasa.jpg

La Abierta Doncella arribando a Castillo Blackrown

El grupo se reúne en el salón principal del castillo Blackcrown con Rick y los compañeros de éste: un lancero petizo de nombre Caron Sand, y un tipo enorme con Great Axe en la cintura llamado Roger Waters, todos viejos conocidos de Garret.

Rick les cuenta que hacía tres años habían dado por muerto a Garret y a su amigo de apellido Dayne, el hermano de Shaera, luego de la emboscada que sufrieron poco después de escapar de las ruinas de Summerhall, donde, de la nada, salió un grupo de caballeros bien equipado y entrenado, cuya única presentación fue atravesar con una lanza el pecho de Garret e insertar una espada en el cuello de … Dayne. Rick, Caron y Roger lograron escapar, casi por milagro, aunque severamente heridos, y lograron conservar el huevo de dragón que habían conseguido en el dungeon. A partir de allí, aunque confusas, las visiones de Rick no cesaron de aparecer.

Lo que sigue en su relato es más o menos lo que ya les había contado Shaera: recorrieron Poniente buscando medios para hacer nacer al dragón y para poder luchar contra la oscuridad que se acercaba, esos medios se podían resumir en aliados y artefactos. Un ejemplo de estos últimos era el cirio de obsidiana que brillaba con una luz antinatural ubicado en el cuarto contiguo, y con el que estaba jugando Rick cuando el grupo llegó para reunirse con él. Los aliados que buscaron, según les contaba Rick, obedecían al objetivo de terminar la guerra civil en Poniente y poder organizar los ejércitos contra el enemigo común (Rick les resume algunos puntos centrales de su plan para llegar al poder, por la vía de la legitimación de su linaje Reyne y Blackfyre).

Rick le cuenta al grupo que ellos, de acuerdo a sus visiones y las de Shaera, formaban parte de estos planes, y que está en sus planes darles el huevo de dragón que encontraron en Summerhall, pero para ello el grupo se debe probar digno de confianza. Para ello propone que el grupo recupere el tercer huevo de dragón que, según las visiones, se encuentra en algún lado del centro de Oldtown.

El grupo acepta y descansa un par de días antes de salir, mientras Rick pedía favores y sobornaba a algunas personas para que no se encuentren con problemas al llegar a Oldtown, ya que allí se encuentra la Ciudadela, o sea, la base de operaciones de los tipos que estaban tratando de matarlos hace unos días nada más.

Así, Garret, Kyrios y Lucyan se reúnen finalmente en una taberna de Oldtown con el contacto de Rick, un tipin llamado Cinder, que les iba a servir de guía en la ciudad, y se dirigen al centro geográfico de ésta, donde aparentemente estaba su objetivo. Siguiendo el mapa que tenían y las indicaciones de Cinder, sus pasos los llevan a uno de los mas importantes septos de la ciudad (ponele como una catedral), construido hace casi 150 años por Baelor el Santo.

Una vez en el interior del septo, el grupo encuentra sospechoso el hecho de que (aparte de ellos) las únicas personas que se encontraban en el interior de este enorme lugar era un grupo de siete tipos, ataviados en armadura completa, que al terminar de encender unas velas se dedicaron a colocarse sus respectivos altos yelmos. La siguiente pista de que algo olía mal fue que las siete salidas del septo fueron repentinamente cerradas y atrancadas desde el exterior.

El grupo se puso en formación: Lucyan corrió desbocado hacia sus atacantes, al tiempo que Kyrios tomaba su distancia estratégica del conjunto de enemigos y Garret, el healer del equipo, se plantaba en el camino del acero hostil con su dios de la luz como única protección, mientras Cinder mordía el polvo en tiempo record.

Contra toda probabilidad, el grupo sale victorioso del encuentro y derrota a sus siete atacantes, siendo Cinder la única baja. Los sorprendentemente resistentes enemigos tenían como único loot una extraña moneda de oro cada uno. Pero las puertas seguían cerradas, y era preciso buscar una salida alternativa. Así, tras una breve búsqueda (y siguiendo algunos indicios de una profecía), encuentran unas escaleras ocultas a los pies de la estatua dedicada a la Doncella.

Las escaleras terminaban en un descanso desde el que se podía observar una gran habitación muy antigua con gastadas pinturas de dragones, batallas y algunas inscripciones en antiguo valyrio, y un pasillo al fondo de dicha habitación. Los tres compañeros bajaron al recinto, pero antes de que se puedan poner a analizar el significado de aquello plasmado en las paredes, sienten un repentino descenso de la temperatura del lugar y se encuentran con que Cinder les sonreía desde el descanso.

El antes aparentemente inofensivo tipín, ahora se encontraba desenfundando una espada con una hoja que parecía ser de un cristal azulado y chirriante, al tiempo que de su desencajada boca dejaba escapar un grito espectral que les heló la sangre. Lo siguiente que sucedió resultó bastante confuso en las turbadas mentes de Garret, Kyrios y Lucyan, pero lo que si recuerdan es el correr impulsados por un indescriptible terror, atravesando como un rayo el pasillo al final del recinto (en dirección contraria a la cosa-Cinder), dejando atrás habitaciones llenas de libros, laboratorios y cosas mas extrañas. La oscuridad los perseguía desenfrenadamente.

Cuando finalmente recuperan el aliento, se encuentran en una gran bóveda cóncava, con pinturas e inscripciones en las paredes y, en el centro, sobre lo que parece ser un altar de roca sólida se encuentra recostado un esqueleto antiguo y lleno de telarañas, sostenidos entre sus brazos, se encuentran tres cofres muy diferentes, pero los tres trabajados con intrincados ornamentos que presentaban dragones en sus formas: Uno de estos cofres construido de un material que parece ser una especie de madera petrificada y muy blanca, otro de un material similar pero oscuro azulado y con una construcción alargada, y el tercero, trabajado en la piedra negra y aceitosa al tacto que ya conocen, con una forma ovalada.

En estas circunstancias llegaba la noche del día 24 de la Primer luna de 299.

View
Días 21 a 24 de la primera luna de 299

Al parecer el capitán del barco no estaba muerto, ni mucho menos, él fue quien dirigió el barco (La abierta doncella) desde el puerto abandonado donde lo estaban reparando hacia el rescate del grupo. Más tarde, cuando hablaron con el, comentó que lo había hecho siguiendo una febril visión causada por la sustancia con la que lo estaban envenenando.

La cosa es que ahora el grupo se encontraba en posesión de un barco y una tripulación, por lo menos mientras puedan mantenerlos alimentados y con los bolsillos llenos de botín.

Aelin le comenta al grupo que su encuentro no era casualidad y que su señora los había estado buscando para llevarlos a hablar con alguien que tenía mucho para contarles. Esa persona era un viejo amigo de Garret: Rickard Hill, que ahora se hacia llamar Rickard Reyne.

En el viaje hacia el castillo Blackcrown, perteneciente a la familia Bulwer y lugar donde al parecer los esperaba Rick, se despierta finalmente Shaera y comienza a relatarles un poco la historia del por qué y cómo los estaban buscando. Según la interpretación de Rick y de ella misma, las semillas negras que aparecen en sus sueños (similares a los que tuvo Kyrios) representan a un grupo de gente específica, descendientes no legítimos de la casa Blackfyre. Según esta interpretación este grupo de gente juega algún papel en, por un lado, el retorno de los dragones al mundo, y por otro, la participación activa en el desarrollo de la guerra que se avecina, donde se pondrá en juego la lucha por la no extinción del reino del hombre. Shaera dice tener la capacidad de encontrar estas semillas, guiada por sus sueños.

Ya en el castillo Blackcrown, el grupo es recibido cordialmente en el puerto, donde dejan atracada la Abierta Doncella, y seguidamente se reúnen con Rick en la sala de audiencias.

Al parecer, en los 3 años que Garret estuvo encerrado, Rick y compañía se dedicaron a viajar por los siete reinos, en un recorrido que los llevó de la búsqueda de artefactos y formas de hacer empollar el huevo de dragón que todavía tenían en su posesión, a la búsqueda de aliados y contactos que puedan ser de utilidad para poder estar en condiciones de sobrevivir la guerra que, como las oscuras nubes de una tormenta en el horizonte, se acercaba amenazante, sin que la mayoría de los actores de poder en Poniente den cuenta de sus perturbadoras implicancias.

(sigue después)

View
Día 20 de la Primer Luna de 299

El grupo decide finalmente remolcar el barcoluengo de sus perseguidores y acercarse a la costa en busca de un puerto para poder efectuar reparaciones en el barco antes de poder encaminarse hacia Qarth (o por lo menos en eso creían los marinos que consistía el plan).

Esa misma noche, mientras viajaban, Kyrios tiene una pesadilla en la que ve, entre otras cosas locas, una guerra entre el fuego y el frío, una guerra inminente a gran escala a la que nadie le estaba prestando la debida atención, se vio teniendo algún tipo de rol en esa guerra, también vio semillas negras siendo sembradas, semillas de sangre y fuego.

Al día siguiente, cuando encuentran un puerto desolado en el que poder reparar el barco, Kyrios, Lucyan y Garret se separan del resto con la escusa de que van a hacer reconocimiento de la zona, los giles de los marineros no objetan la decisión de que “el cargamento” (Garret) salga a dar una vuelta. Eso se debió en gran medida a que los tipos encargados de pensar, el capitán y el contador, seguían KO.

Luego de unas breves aventuras que incluyeron una carreta y un viejito que vendía calabazas, el grupo llega al pueblo donde estaba la fortaleza de la que había escapado Garret recientemente. Allí el grupo se separa mas o menos involuntariamente, Lucyan es capturado y, sin poder terminar el pato y la bebida que le acabavan de servir en la cantina, va a parar a el calabozo, mientras Kyrios (con la panza llena) y Garret (siguiendo la dieta de R’hllor) logran escapar por una ventana.

Lucyan se encuentra en el calabozo con otros compañeros de los Second Sons (Daemon Norcross y otros dos), que habían sido capturados hacía un par de días en el asalto dirigido a liberar a Garret. En la celda de enfrente había una mina de aspecto dorniense que, de manera bastante malhumorada, decía reconocer a Lucyan de algún lado.

Mientras tanto Kyrios y Garret se alejaban del pueblo para poder acceder por una ruta alternativa a la torre donde había estado encerrado este último hace no mucho tiempo. El plan era entrar por una de las cavernas naturales que se extendían en la línea costera al norte del pueblo, un dato que consiguieron chamuyando a Brunilda, la posadera local.

Mientras Kyrios y Garret se adentraban en las insondables oscuridades de las cavernas en un pequeño bote provisto por los gentiles lugareños, Lucyan y los otros Second Sons que se encontraban encarcelados son finalmente liberados. Pero su libertad no se debe a una fuerza externa que haya arribado a su auxilio, ni a su astucia, ni a la bondad de los carceleros, sino a la minita que estaba encerrada frente a ellos (Aelin Sand). La pequeña dorniense llama delicadamente al guardia, para seguidamente estrellarle la cabeza contra los barrotes repetidamente hasta que sangre y llaves se desprenden de su cuerpo. Aelin luego de liberarse, y de liberar al guardia de su arma y su vida, le tira las llaves a los muchachos de los Second Sons mientras murmura algo de tener que ayudar a “su señora”. El grupete escapa así de la prisión y deciden meterse en la fortaleza, pero cuando cruzan el muro se separan: Aelin decide cortarse y hacer la suya, Daemon+2 deciden agarrar un bote y ver que tan lejos llegan antes de que los soldados se den cuenta y les comiencen a tirar flechas (spoiler: no muy lejos), y Lucyan decide hacer lo que vino a hacer: entrar en la torre donde había estado encerrado Garret y conseguirse un huevo de dragón. Así, Lucyan se abre camino luchando hasta la torre, subiendo por la rampa que da al calabozo con suelo de piedra negra, pero en ese recinto no hay ningún huevo, solo un pasadizo en piso con unas escaleras que bajan hacia la oscuridad. Allí el seguidor de R’hllor se ve observando solo la oscuridad, y la oscuridad le devuelve la mirada, el señor de la luz no tenía ningún poder en este lugar.

Mientras tanto Kyrios y Garret logran entrar en una estructura construida íntegramente del perturbador material negro, pero a pesar del malestar que causa este lugar (muy similar, aunque en menor escala, a las celdas donde estuvo confinado Garret durante tres años), encuentran fácilmente, quizás demasiado fácilmente, una minita encerrada en una negra celda, y aquello que era su objetivo: un huevo de dragón, el cual tiene una coloración bordó oscuro que recuerda a la sangre, con vetas plateadas en los bordes de las escamas.

Misión cumplida! Pero a Kyrios y Garret les faltaba un Lucyan, así que deciden volver al pueblo. Afuera dejan la carreta con la minita que acababan de rescatar. Ah! Garret conocía a la minita (Shaera Dayne) de la época en que vivía en Dorne con los Dayne de Palestone Sword!, era la hermana de su amigo … Dayne (quien aparentemente murió en el dungeon de Sumerhall).

Bueno, la cosa es que se deciden a ir hacia la fortaleza, básicamente por el hecho de que la vista de aquél lugar envuelto en llamas a la distancia auguraba aventuras y diversión, y que probablemente Lucyan andaba por ahí. En el camino se cruzan con Aelin y le cuentan que rescataron a “su señora”. Cuando llegan a la fortaleza se pudre todo y comienzan a salir soldados de todas partes, caen como moscas pero parecen no tener fin y, para colmo, Lucyan no mostraba signos de estar en ningún lado. Al rato caen, primero Aelin, y luego Daemon para dar una mano, pero los minions eran demasiados y las fuerzas comenzaban a fallarles. Cuando todo parecía perdido, aparece con el amanecer (al estilo Gandalf en el abismo de Helm, pero bastante menos dramático) el barco, ya reparado, de los Second Sons. Y llovieron flechas de fuego sobre los minions.

Recién con el amanecer logra volver Lucyan de la oscuridad, y sus compañeros lo notan demacrado y pálido, como si hubiese visto al mismísimo Otro, a aquél que no debe ser nombrado.

View
Primeras sesiones
Resumen

Muy brevemente, después expando:

- Garret va a un dungeon en 296, luego es capturado, es torturado.
- Pasa tiempo (tres años), lo siguen torturando.
- Lejos de ahí, en 296 en la ciudad libre de Lys, Lucyan Coldryn y Kyrios Evernight deciden unirse a la Compañía de los Segundos Hijos para trabajar de mercenarios, son reclutados y se embarcan hacia algún lado.
- Lo del ídolo gigante de piedra negra rara en forma de sapo.
- Lucyan y Kyrios son aceptados en los Segundos Hijos, les dan la primer misión.
- Viajan a Poniente en barco.
- Rescatan a Garret.
- Escapan, casi un día después tienen un pequeño “desacuerdo” con un tipo que tiene labios azules., pero la resolución del conflicto se ve abruptamente interrumpida por la presencia de un barco que los perseguía.
- Derrotan a sus perseguidores con la ayuda de R’hllor…
- Están viendo qué chota hacer ahora (saben que tienen que ir a buscar el primer huevo de dragón para empollarlo de alguna manera).

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.