Long Night is Coming

10 de La Segunda Luna de 299

Interpretando las profecías que el viejo profiere entre delirios, el grupo entiende que tienen barcos de los Hightower pisandoles los talones, y que el camino que tienen que tomar está conectado de alguna manera con un león de piedra. Así, y consultando el diario de viajes de Gerion Lannister, Drazenko llega a la conclusión de que el lugar al que se refiere la visión del viejo tiene que ser el último lugar que Gerion marca en su diario: una formación rocosa con la forma de cabeza de león en la costa a unas pocos horas de Volantis.

O sea, saben que van a encontrar algo en el último lugar por donde anduvo Gerion. Muy probablemente loot.

El tema es que necesitan el respaldo del otro barco (la Vela Veloz), el cual se les adelantó en llegar a Volantis porque la Abierta Doncella perdió tiempo rescatando al viejo. El plan es llegar a Volantis, avisarle a los piratas del otro barco, y salir rápido a buscar tesoro antes de que los alcancen los Hightower.

Pero como siempre, las cosas no salen del todo de acuerdo a lo planeado: apenas atracan en Volantis se encuentran que tienen una comitiva de bienvenida, esta vez no para encarcelar al capitán, sino para llevar a Garret a reunirse con el sumo sacerdote de R’hllor. El tiempo apremia, así que Garret se queda en Volantis (uno de los que lo reciben es su viejo), mientras los dos barcos zarpan hacia el león de piedra.

Garret se queda con su huevo de dragón.

Pocas horas después arriban los dos barcos a su objetivo, una gran formación rocosa que sobresale de una línea de acantilados donde rompen las olas, teniendo dicha formación un ligero parecido a la cabeza de un león saliendo del agua, con una gran caverna en lo que vendría a ser la boca. Aproximadamente unos mil metros antes descubren lo que parece ser los restos de un barco hundido, con banderas rojas de la casa Lannister.

El plan que trazan es el siguiente: anclan el barco robado a los Hightower cerca de los restos del barco hundido y se comienzan a mandar a recuperar el tesoro que pueda llegar a haber en él (este primer grupo coordinado por Kyrios y Daemon), la Doncella es anclada un poco más alejada para custodiar y servir de vigía por si vienen los Hightower, y por último, un pequeño grupo dirigido por Lucyan y el Cantarín se mandan a la caverna (la boca del león) para ver si encuentran algo allí que haya sido arrastrado por la corriente.

Todo parece marchar bien (al parecer el barco hundido estaba lleno de loot) hasta el momento que los piratas suben a cubierta una caja que contiene un cuerno enorme (aprox 1.5 metros, negro como la noche y con incrustaciones y bandas de oro rojo, con frases en valyrio labradas sobre el metal). El objeto llama inmediatamente la atención de Kyrios y Daemon y deciden llevarlo bajo cubierta. El caos estaba por desatarse.

En el interior de la caverna, Lucyan y el Cantarín se las arreglan para hacer mierda el bote (un poco por culpa de las fuertes corrientes), pero logran llegar a un tramo donde hay tierra firme. Deciden seguir explorando y encuentran unos cadáveres que tenían pinta de estar en el lugar hace un par de años (más o menos el tiempo que lleva desaparecido Gerion) pero que se encontraban bastante bien conservados (luego van a recordar más detalles, je), uno de los cuerpos tiene una carta en volantino, que al examinarla revela que había recompensa por la cabeza de Gerion Lannister. Pero mucho más no pudieron revisar, porque por la caverna comienza a reverberar un sonido aterrador, como el de un cuerno demoníaco que estaba siendo sonado con potencia a la distancia. Con el sonido del cuerno las paredes comenzaron a agrietarse, y el suelo a temblar bajo sus pies. Y el cuerno sonó dos veces.

Mientras tanto, en Volantis, Garret estaba siendo recibido por un entusiasmado sumo sacerdote de su deidad (de la única deidad!). El sumo era un tipo negro, gordo y enorme, con una cabellera plateada atada en trenzas en su espalda, y llevaba un gran bastón de madera blanca que tenía en su extremo superior una llama que parecía nunca apagarse. Se encontraban hablando en la parte más alta de la torre del sumo, junto a una gran hoguera con vivas llamas. El sumo era un tipo dado a las palabras, y las profería con alegría y mucha energía. Con esas palabras y muchas otras dio entender a Garret que sabía del huevo de dragón, y que era preciso el sacrificio del joven adorador de R’hllor para que nazca el dragón: las llamas se lo habían mostrado.

(sigo después)

Comments

Mstr GallowsCalibrator

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.